Cómo adecuar el jardín para perritos

2018-02-09

Es muy común dejar que las mascotas anden por el jardín y más si se trata de perritos, ellos necesitan de espacios amplios para desenvolverse, ejercitarse y jugar. No obstante, debes tener precauciones, ya que tus plantas, flores y demás cultivo puede resultar dañado en cada salida de tu compañero peludo.

Para que juntos crezcan y se desarrollen, lo mejor es adaptar el jardín. Para ello, con algunos cambios y ciertas labores verás que podrán convivir sin que tu plantío sufra algún daño.

 

Crear un espacio delimitado

Lo más importante para que coexistan es construir y gestionar un espacio de juego para tu perrito. Para ello, lo más recomendable es colocar una cerca, también puedes hacer caminos con piedras. Con ello tu mascota no se queda sin espacio, sino que sólo delineas dónde puede estar libremente.

En el área asignada para el juego puedes enterrar sus juguetes y algunos premios, así sabrá que es ahí donde debe jugar. En ese lugar también coloca la casita del perro, aunque lo tengas dentro de tu hogar, esta pequeña estructura le ofrece techo y cobijo cuando ande suelto y quiera pasar un rato en el jardín.

 

Planeación del jardín

Los perritos suelen comer pasto o plantas hasta por curiosidad por lo que, en el diseño de tu jardín procura evitar plantas de especies que puedan ser tóxicas o venenosas para ellos. Entre las más peligrosas se encuentra la azalea, adelfa, cerezo, nogal y almendro, así como plantas con espinas muy pronunciadas.

Para la organización del espacio de cultivo puedes utilizar lechos elevados construidos con madera, además, te recomendamos adornar con piedras todas tus plantas, esto, además de embellecer tu jardín servirá de protección para tu cultivo.

 

No olvides podar ramas y hojas que puedan lastimar a tu perrito, procura tener todo en orden y con un diseño adecuado a su estadía. Por ello te recomendamos tener todas tus herramientas listas y el jardín en óptimas condiciones, y recuerda que en The Home Depot puedes encontrar todo lo necesario para que tu compañero peludo disfrute del jardín tanto como tú.